Hazte socio ya!
RSS

El Airbus A-321 que se estrelló este sábado en el norte de la península del Sinaí se rompió en el aire. Así lo ha reconocido este domingo el director ejecutivo de Comité de Aviación Interestatal (CAI) de Rusia, Víctor Sorochenko, tras visitar la zona montañosa y de difícil acceso donde quedaron esparcidos los restos del aparato, que había partido 23 minutos antes de la ciudad costera egipcia de Sharm el Sheij con destino a San Petersburgo.

14463908607562

«Se rompió en el aire y los fragmentos quedaron desperdigados por una superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados», ha manifestado Sorochenko, quien -en sintonía con el resto de autoridades egipcias y rusas- ha insistido en que es demasiado pronto para determinar el motivo del accidente del vuelo KGL9268 operado por la aerolínea rusa Kogalimavia -bajo la denominación de Metrojet- y que causó la muerte de las 224 personas -la mayoría de nacionalidad rusa- que iban a bordo.

La declaraciones del máximo responsable de la agencia rusa encargada de investigar los desastres aéreos en Rusia coincide con la decisión del equipo de rescate de ampliar el perímetro de búsqueda de los cadáveres hasta los 15 kilómetros. Un oficial del ejército egipcio, involucrado en la azarosa tarea de hallar a las víctimas, ha explicado este domingo a Afp que los restos de una niña de tres años han sido encontrados a unos ocho kilómetros de donde se ubica la mayoría del fuselaje del avión. Hasta el momento se han recuperado 187 cadáveres, que han sido trasladados en aviones militares a El Cairo.

Este nuevo dato de una investigación que se desarrolla alejada de los focos implicaría que, a diferencia de las informaciones difundidas hasta ahora, el A-321 no tocó suelo como una sola pieza sino que se rompió o sufrió una explosión en pleno vuelo, por lo que tomaría fuerza la hipótesis de que fue el vuelo fue interrumpido. Varios testigos aseguraron ayer en declaraciones al diario privado egipcio Al Masri al Yum que vieron caer al aparato con el motor devorado por las llamas.

Uno de los primeros agentes de las fuerzas de seguridad que alcanzó la zona relató también ayer que el avión se encontraba roto en dos partes, «una pequeña con la cola de la nave aún ardiendo y una parte más grande que se estrelló contra una zona rocosa». Las autoridades egipcias han proporcionado informaciones contradictorias sobre los últimos instantes del vuelo KGL9268. El aparato desapareció del radar cuando se encontraba a unos 30.000 pies de altitud. Según la página web Flightradar24, que rastrea el tráfico aéreo de todo el planeta, el aparato descendía a unos 6.000 pies por minuto antes de que los controladores perdieran el contacto con la cabina.

Para el ex piloto británico y experto en aviación David Learmount, la amplitud de los restos indica efectivamente «una ruptura de la aeronave durante el vuelo pero -advierte- la causa no puede ser determinada con certeza en este momento». «Podría estar relacionada con un ataque con misiles o una bomba a bordo pero hasta ahora no existe una prueba que lo respalde», subraya. «La especulación que ha comenzado a circular es un posible fallo en el fuselaje causado por un daño anterior que no fue debidamente reparado por la aerolínea causando un descompresión explosiva y un fallo estructural en pleno vuelo», arguye el experto aunque recalca que no existen aún pruebas que lo confirmen. «La ingeniería moderna -recuerda- hace aviones extremadamente fuertes por lo que una ruptura durante el vuelo sin que se aplique una presión extrema en la estructura resulta imposible. Miles de aviones Airbus de esta serie han volado desde 1988 sin que produzca este accidente».

1446278882_654724_1446319333_noticia_fotograma

Interrogantes sin resolver

Funcionarios de la autoridad de Aviación Civil aseguraron que el piloto informó en los instantes previos que había detectado un error técnico y pidió permiso para realizar un aterrizaje de emergencia en el cercano aeropuerto de Al Arish, la capital del norte del Sinaí. Sin embargo, en declaraciones posteriores, el ministro de Aviación Civil egipcio Hosam Kamel aseveró que «la tripulación ni siquiera envió un SOS y de pronto el avión se esfumó del radar». La nave acabó estrellándose en las inmediaciones del pueblo de Al Hasana, a unos 70 kilómetros al sur de Al Arish.

Para desentrañar los interrogantes que aún se ciernen sobre el accidente, serán clave las cajas negras que han sido trasladadas a la capital egipcia y cuyo análisis ha comenzado este domingo a cargo de un comité establecido por el ministerio de Aviación Civil en el que participan expertos rusos y egipcios y representantes de Airbus, la agencia de seguridad de vuelo francesa BEA y su homóloga germana, la Oficina Federal de Investigación de Accidentes Aéreos (BFU por sus siglas en alemán).

El presidente egipcio, el ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi, ha pedido este domingo paciencia para una investigación que se antoja larga. «Es un asunto complicado y precisa de tecnologías avanzadas e investigaciones amplias que podrían llevarnos meses», ha confesado el mandatario durante un discurso dirigido a reclutas del ejército retransmitido por la televisión.

El IS reivindicó ayer la autoría

La filial egipcia del autodenominado Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés) reivindicó ayer la autoría de la catástrofe y la consideró una represalia al inicio de los bombardeos rusos sobre posiciones del IS pero los Gobiernos egipcio y ruso negaron que se tratara de un atentado terrorista y apuntaron hacia un fallo técnico. Expertos en seguridad y aviación coincidieron en que es extremadamente difícil que fuera derribado por un misil tierra-aire pero no descartaron la posibilidad de un sabotaje a bordo de la nave.

Hasta la fecha, las miradas se han centrado en la compañía aérea. La agencia estatal rusa de supervisión aérea Rostransnadzor ha ordenado este domingo a Kogalimavia que deje de operar con de su flota de A-321 hasta que se esclarezcan los hechos y la empresa se ha comprometido a revisar la seguridad de sus aviones. La esposa del copiloto Natalya Trukhacheva declaró ayer a la televisión rusa NTV que su marido se había quejado del estado del avión poco antes de despegar. «Se quejó -explicó- de que las condiciones técnicas de la nave dejaban mucho que desear».

La investigación rusa ha asegurado este domingo que la calidad del combustible usado era aceptable y que la tripulación había superado los exámenes médicos antes de partir hacia Egipto. Técnicos que examinaron la nave antes de despegar del aeropuerto internacional de Sharm el Sheij, citados por Ap, han indicado que el aparato se hallaba en buen estado. La fiscalía egipcia, por su parte, ha restringido el acceso a la zona del accidente. Este domingo las aerolíneas emiratíes Emirates, Air Arabia y flydubai han secundado la decisión anunciada ayer de Air France y Luftansa de evitar el tránsito por la península del Sinaí. La compañía Qatar Airways tampoco sobrevolará el Sinaí hasta que se conozcan las causas del accidente.

Según el ministro de emergencias ruso Vladimir Puchkov -que ha enviado a la tierra de los faraones a más de cien funcionarios para colaborar en las tareas de rescate-, al menos 120 de los cuerpos ya recuperados podrían ser repatriados este domingo o lunes. Moscú ha anunciado que compensará a las víctimas y ayudará a organizar los funerales en el que se ha convertido en el mayor desastre de la aviación civil de su historia.

Fuente: EL MUNDO

Comments are closed.

El pasado 25 de septiembre La Guardia Civil y el C...

El pasado 25 de septiembre La Guardia Civil y el ...

Heridos tres guardias civiles al ser recibidos a t...

FUENTE: El País Al filo del atardecer, Ciri y Cabrera se ...

DETENIDO EN ANDORRA EL "RAMBO DE REQUENA"...

FUENTE: El Heraldo Andorra revivió este lunes el episodio más negro ...

MUERE EL OCTAVO GUARDIA CIVIL POR COVID-19...

FUENTE: El Correo de Andalucía El cabo mayor de la Guardia ...

MUERE EL PRIMER GUARDIA CIVIL EN EXTREMADURA POR C...

Fernando Santiago Caminero, de 62 años de edad, era un ...

Enlaces

  • Guardia Civil
  • Publicaciones y Boletines