Hazte socio ya!
RSS

El cuerpo estaba al descubierto, en una zona que ya fue inspeccionada por la Guardia Civil y una semana después de que quedase en libertad con cargos el principal sospechoso.

Fuente: El Mundo

La investigación sobre el paradero de Esther López recibió el oxígeno que necesitaba ayer a las diez y media de la mañana cuando, después de 24 días, un viandante encontró su cuerpo sin vida en la cuneta de una carretera.

Apareció alejado del punto en el que los investigadores de la Guardia Civil han centrado todos sus esfuerzos en las tres semanas que llevaban buscándola sin descanso.

Esther estaba en un área que ya se había batido y que se sitúa justo en el lado contrario de la zona en la que los investigadores habían activado su radar más potente: la casa (y sus alrededores) del hasta ahora único imputado por la juez, Ramón C., alias El Manitas, un hombre con una hoja policial trufada de antecedentes entre ellos, el tráfico de droga.

Los terrenos aledaños a este chalé y el cauce del río Duero han sido el principal escenario de búsqueda hasta la aparición de la mujer. Las pesquisas ruedan ya a otro ritmo en la medida en que el hecho de que Esther haya aparecido sacan a la investigación de la espiral de urgencia en la que estaba inmersa.

La información que arroje la autopsia será clave para determinar si la mujer tuvo una muerte violenta. También los investigadores abundarán en si el cadáver -que no estaba enterrado si no en la superficie- siempre estuvo ahí y pasó desapercibido en la búsqueda que se realizó por no ser el punto de máxima sospecha o, por el contrario, se colocó allí recientemente de manera intencionada.

Llegar a una conclusión no será difícil pues las condiciones meteorológicas de estos días y el estado del cadáver darán una pronta respuesta a esta incógnita.

El hallazgo ayuda a ordenar las piezas con las que los investigadores trabajan desde la desaparición de la mujer. Junto a El Manitas, la lupa de los investigadores se ha detenido en los dos hombres, amigos de Esther, que estuvieron con ella las horas previas a su desaparición.

Se trata de Carlos, conocido como El Carolo, y Óscar, que a lo largo de la investigación ha ofrecido varias versiones distintas de lo que sucedió aquella madrugada.

Primero dijo a los agentes que Esther se bajó de su coche enfadada porque él no quería seguir la noche y ella sí. Más tarde, aseguró que se apeó del vehículo porque había quedado con otra persona que la iba a recoger en el desértico descampado junto al restaurante La Maña y que él arrancó y se marchó sin esperar a que llegara.

Según su versión, la dejó sola en mitad de la nada en plena madrugada. El chalé de El Manitas está junto a este bar.

Esther López llevaba desaparecida desde el 12 de enero, pero su padre no denunció su desaparición hasta cinco días después porque no era la primera vez que la mujer no regresaba a casa.

Al parecer, había sucedido en otras ocasiones y siempre acababa regresando pasados unos días. Sin duda, la tardanza en la denuncia fue uno de los obstáculos más importantes a los que se enfrentó la investigación. La noche del 12 de enero, Esther, Carlos y Óscar habían quedado en un bar de Traspinedo para ver un partido de fútbol.

Cuando el encuentro finalizó, ellos continuaron de copas. Alrededor de las dos de la madrugada, los tres subieron al coche de Óscar en dirección a las afueras de Traspinedo, donde se encuentra el bar La Maña. Carlos bajó del vehículo y se marchó a su casa. Unas cámaras de seguridad le captaron. Esther y Óscar continuaron en el coche. A partir de ahí todo son incógnitas. La Guardia Civil siempre colocó a El Manitas como principal sospechoso.

El 22 de enero le detuvieron en su casa. Los agentes realizaron un exhaustivo registro de su chalé durante dos días consecutivos y practicaron también una investigación ocular cuyos resultados están a la espera de las pruebas de laboratorio.

Tras pasar las primeras 72 horas detenido y prorrogar la juez otras 72 el arresto, El Manitas quedó en libertad provisional, aunque debe comparecer todos los días ante la autoridad judicial, no puede salir de España y tiene que comunicar cualquier cambio de residencia.

Desde que le arrestaron, proclamó su inocencia e incluso inició una huelga de hambre como protesta por su vinculación con la desaparición de Esther López.

Además, hace escasos días un equipo especial de la Guardia Civil desplazado hasta Valladolid avanzó en el rastreo de la señal del teléfono móvil Esther, que en un principio apuntaba a los aledaños de la casa de El Manitas. Pero hubo otro resultado más tarde: los investigadores encontraron una señal de otro repetidor que situaba el teléfono de la mujer en la otra parte del pueblo, justo en la zona en la que ha aparecido su cadáver.

Comments are closed.

Muerte y funeral de la Reina Isabel II...

Fuente: CNN El féretro de la Reina será llevado en procesión ...

Muere el teniente coronel de la Guardia Civil tiro...

Pedro Alfonso Casado era un oficial experimentado de primera línea ...

En estado crítico Pedro Alfonso Casado, el tenien...

El guardia civil ha sido intervenido en el Hospital Clínico ...

Encuentran el cuerpo sin vida del niño de 13 año...

Fuente: El Mundo Un equipo del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas ...

Enlaces

  • Guardia Civil
  • Publicaciones y Boletines